lunes, 6 de octubre de 2014

VIDA ADULTA

Me encuentro en un momento difícil de mi vida. Una etapa y sobretodo un año, en el que tengo que tomar muchísimas decisiones que van a afectar significativamente a mi vida adulta. Segundo de Bachillerato, a punto de cumplir la mayoría de edad, a menos de un año de independizarme y comenzar una carrera en otra parte... Son tantas cosas...

Es un año difícil y si, para que negarlo, tengo miedo. Tengo miedo de tomar decisiones de las que pueda arrepentirme a largo o corto plazo, tengo miedo de elegir un camino que no sea el correcto y tener que dar marcha atrás, tengo miedo de sentirme pequeño ante la adversidad de la vida... Ya no van a estar ahí papá y mamá para solucionarlo todo. 

Tengo miedo, pero me siento capaz. Intento justificar o digamos... Buscar solución, a todos los miedos anteriores. Si tomo caminos incorrectos y tengo que dar marcha atrás, la doy... tengo toda la vida por delante. Eso sí, sin hacer tonterías, el tiempo es oro, y es lo único que no vamos a recuperar jamás. Así que vamos a intentar aprovecharlo al máximo, cada instante de vida es un regalo y si nos equivocamos pues... una nueva enseñanza.

No tengo nada claro, pero voy a probar. El otro día me dijeron que hay veces que tienes que dejar de buscar, que eso que necesitas y que llevas esperando toda tu vida, tiene que venir a ti. No sé si estoy del todo de acuerdo con eso... No creo que si esperamos sentados sin hacer nada, las cosas nos vayan a ir de puta madre la verdad (perdón por el taco), pero... quizá todos estamos destinados a algo que llega por casualidad. De todos modos, nunca sabremos si es así. 

Llevo reflexionando días sobre todo esto y quería compartirlo... Si sigo con el blog, el año que viene os iré contando mis aventuras o desventuras por la gran ciudad!

Hasta la próxima, 

J.


No hay comentarios:

Publicar un comentario